Tag Archives: Viajar

Visitando las Tablas de Daimiel

20 Ene

Es uno de los parajes más bonitos que he visitado, guardo tiernos recuerdos de este pedacito del planeta y cantidad de preciosas fotos que, para mí, poco amante de disparar el objetivo de una cámara, acarician la perfección. Este rinconcito de Castilla la Mancha es perfecto para perderse unos días.

El parque nacional de Las Tablas de Daimiel es un parque nacional español que protege el humedal del mismo nombre. Se encuentra situado muy cerca de la localidad de Daimiel, en Ciudad Real, es Reserva de la Biosfera y unas 190.000 personas lo visitan cada año.

Fotos

Las Tablas son uno de los últimos representantes de un ecosistema acuático llamado tablas fluviales que se forman al desbordarse los ríos en sus tramos medios, favorecido por la escasez de pendientes del terreno. El humedal es uno de los más importantes de nuestra península por sus riquezas faunísticas y botánicas, así como por las aves que la emplean en los pasos migratorios.

Con la declaración del Parque Nacional se dio un gran paso en la conservación de un humedal prácticamente único en Europa y uno de los ecosistemas más valiosos de la Mancha, asegurando así, la supervivencia de la avifauna que utiliza estas zonas como área de invernada, mancada y nidificación, creando una zona integral de aves acuáticas.

Fotos

Visita libre y gratuita, todos los días del año.

El horario en verano es de 9h a 21h, pero en invierno cierra a las 18h. La dirección del Parque Nacional es: carretera de las Tablas, kilómetro 10.


Anuncios

Marruecos, Fez, Fès, فـاس

21 Feb

fez tren (36)En el país del occidente o donde el sol se pone, conocí Tánger, Fez, Casablanca y Marrakech. La que más me impuso fue la ciudad de Fez. En la medida de lo posible, no vayáis a Marruecos en agosto. Si no hay más remedio, pues se va en agosto, y si eso, evitad coger el tren para la ciudad de Fez desde Tánger, en segunda clase y/o en el mes de agosto, insisto.

El trayecto hasta allí duraría unas cinco horas, ¡genial! pensé, ¡me encanta viajar en tren!. Sin embargo, a lo largo del viaje, más y más pasajeros se iban incorporando y ocupando todos y cada uno de los asientos del ferrocarril, así como los pasillos, los espacios entre los vagones o los aseos, etc. al compás que la sensación de acaloramiento e ineludible sofocación aumentaba… cuando al borde de la combustión, llegamos, por fin. Menos mal que فـاس valió la pena.fez tren (1)

Fez, ciudad imperial y uno de los símbolos más importantes de Marruecos, es uno de los centros religiosos y culturales más importantes del país, sobre todo por su Universidad, conocida por el estudio del árabe y la religión musulmana. La ciudad se divide en tres zonas, Fez el-Bali, la zona antigua, dentro de las murallas, Fès el-Jdid, la zona nueva y la Ville Nouvelle, la zona francesa en el noroeste.

Medina Fez el-Bali

Un laberinto anárquico colmado de cotidianeidad, es el área más antigua de la ciudad y se remonta al siglo VIII. Acotada por incontables puertas y murallas, es la mayor zona peatonal del mundo, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1981.

Para orientarse por la vieja medina lo mejor es contratar un guía, bastará con preguntar en el hotel en el que os alojéis y en un instante alguien, que resultará ser el marido de la prima del amigo del hermano del recepcionista, aparecerá. Conviene pactar el precio (bastante razonable) antes de la visita.

Un mapa no os servirá de casi nada, creedme, y además os perderéis muchas cosas. Con la ayuda del guía, además de evitar que decenas de vendedores e intermediarios os acosen con toda la buena intención del mundo para intentar venderos cualquier cosa, accederéis a los principales monumentos de su medina y llegaréis a todos los puntos de interés como mezquitas, el zoco de los curtidores, las plazas Nejjarine y Seffarine, las escuelas coránicas Bou Inania y Attarine, los grandes mercados de las calles Talaa Kebira y Talaa Seguira, el Mausoleo de Mulay Idrís, etc., así como la sede de la Universidad más antigua del mundo.

En el rincón menos esperado de la medina se esconden hermosos tesoros, pequeños detalles y fugaces miradas que recuerdo no sin cierto desapego por el choque cultural que me provocó en su momento, pero con muchísimo agradecimiento por la oportunidad de haber podido rastrear con ilusión la cautivadora localidad marroquí de Fès.

fez tren (2)fez tren (34)fez tren (68)fez tren (63)Fezfez tren (37)

Florencia, Firenze, Florence

14 Dic

La bella ciudad de Florencia (Firenze para los italianos), cuyo centro histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad, es una de las más famosas en todo el mundo por su herencia arquitectónica y artística.

Una ciudad que no deja indiferente a casi nadie. Cuando tenía veintipocos, me inscribí en un curso de italiano de dos semanas  en Florencia y sin planearlo demasiado se me presentó una ocasión de oro para explorar preciosidades como la Piazza del Duomo, la Basílica Santa María del Fiore, el Ponte Vecchio o la Galería de la Academia y la de los Uffizi.

¿Brunelleschi, Miguel Ángel…? La Historia de Arte nunca había sido una de mis asignaturas predilectas, pero la cuidad me cautivó por completo. Volví, claro.

Hay dos rincones muy especiales en Florencia a los que las guías de viajes no prestan suma atención pero que quiero recomendar con devoción:

Iglesia de Santa María del Carmine

capilla

Acoge una de las obras maestras del arte renacentista: la Capilla Brancacci, decorada íntegramente con frescos de Masaccio y Masolino. La iglesia pertenece a la orden de las carmelitas alzada en el siglo XIII y que fue ampliándose hasta finales del siglo XV. Destacan los temas del pecado original, a mí particularmente me impactaron la desnudez de Adán y Eva y la pesadumbre de sus rostros. En el barrio de Oltrarno, fue curioso averiguar que la fachada permanece inconclusa, como el de otras muchas iglesias florentinas.

Museo Nacional del Bargello

1906-2-grande-1-museo-del-bargello-firenze

Ubicado en un bellísimo palacio de principios del siglo XIII, que fue sede de gobierno más antigua de Florencia hasta finales de 1502, el edificio fue la residencia oficial del Podestá, el magistrado que gobernaba la ciudad y que debía ser, según la tradición, un forastero. Más tarde, funcionó como prisión y hasta 1786 se celebraron ejecuciones en su patio. Desde finales del siglo XIX es base del museo nacional de escultura gracias a generosas donaciones de obras de arte góticas y renacentistas, cuenta además con colecciones de armas, de tejidos y de azulejos, cerámica y porcelana. Está dedicado principalmente a creaciones escultóricas y cuenta con amplias salas con obras maestras, entre las que destacan creaciones de Miguel Ángel y Donatello.

Quince años después, me acuerdo de Firenze (Florence para los anglosajones) con afecto, pero estos dos emplazamientos los recuerdo con especial vehemencia, bueno esto y los bocatas de foccacia con pomodoro e prosciutto que nos engullíamos a la salida de clase. 😉

Bruselas, Bruxelles, Brussel

25 May

DSCF3018
Ya hace tiempo que tengo pendiente escribir una entrada sobre viajes y removiendo entre mis recuerdos me he acordado de las cinco semanas que pasé en Bruselas hace varios años. Mi estancia en la capital belga duró algo más que un largo fin de semana, por lo que me agrada pensar que mis impresiones sobre la ciudad adquieren un significado más amplio que las de un mero turista.
DSCF2914
Pensando en Bruselas como destino turístico, lo primero que me viene a la mente es la Grand Place, acotada por unas preciosas casas gremiales del s. XVII y el Ayuntamiento del s. XV. Al lado están las Galerías Saint Hubert del s. XIX, un pasillo cubierto por una magnífica vidriera bajo la que se refugian espléndidos escaparates de tiendecitas muy coquetas. Muy cerca está la famosa fuente del Manneken Pis, uno de los símbolos de Bruselas cuyas pequeñas dimensiones sorprenden a más de un peregrino. A una insignificante distancia descubrirás un muy ineresante Museo del Chocolate.

Y hablando de chocolate, uno de los iconos de la gastronomía de Bélgica, junto con la cerveza artesanal de abadía, son los bombones y bombonerías que encontrrás por todas partes, las más conocidas son las de Leonidas, Godiva o Neuhaus, para mí los más ricos son estos últimos. Os recomiendo que visitéis la lujosa tienda de bombones de Pierre Marcolini en la Place du Grand Sablon.
DSCF2920
La ciudad está llena de edificios religiosos muy bonitos, hay que ver la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula de estilo gótico, y la no tan conocida pero que a mi me pareció encantadora es la Iglesia Sainte Catherine en el barrio que lleva su mismo nombre y donde abundan pescaderías o restaurantes especializados en productos del mar.

El Atomium, es un monumento único y emblemático de 102 m de altura que vale la pena que también se puede visitar por dentro. Para los amantes del arte y la arquitectura, las rutas del Art Nouveau y Art Déco son una buena opción, especialmente las casas Art Nouveau que hay repartidas por toda la metrópoli. También recomiendo el cosmopolita y siempre animado Barrio Europeo y el conocido edificio de la Comisión Europea o el inmenso Parque del Cincuentenario, a mí me llamó mucho la atención el buen ambiente que se respira y la cantidad de bares y restaurantes que ofrece la zona.

DSCF3181

Bruselas es una ciudad con muchas posibilidades, aviso que Bélgica es un país caro, incluso los supermercados lo son. Si queréis saber qué comen los belgas, podéis curiosear en uno de los muchos supermercados locales Delhaize.

Recomendar también el tranvía para desplazarse ya que resulta mucho más agradable que el metro. A poco más de una hora en tren, tienes la oportunidad de escaparte a Brujas, Gante y Amberes.

DSCF3238

Valencia en Fallas

13 Mar

DSC_2480-1Parece ser que la fiesta comienza con la costumbre de los carpinteros de Valencia, que desde finales del siglo XVIII y coincidiendo con el día de su patrón, San José, hacían arder delante de sus talleres y en las calles y plazas públicas una hoguera purificadora formada por serrín, armatostes de madera que ya no servían y trastos viejos que recogían en las casas.

Según el mito, estos carpinteros utilizaban para alumbrarse unos candiles que sostenían en un palo a modo de candelabro llamado pagés o parot que colocaban en el centro de su carpintería. Con el fin del invierno y el principio de la primavera en el mes de marzo, había más horas de sol y estas antorchas ya no eran necesarias, por lo que las sacaban a la puerta de su tienda y las quemaban junto al serrín.

Poco a poco se fueron agregando más bártulos a la fogata e incluso ataviaban con ropaje al parot para que se pareciera a una persona a la que se quisiera criticar. Así pues se quemaban simbólicamente personas y situaciones de la calle o barrio donde se plantaba la falla. Con el tiempo se le añadieron más componentes y se fueron formando pequeñas escenas cargadas de sarcasmo y sátira sobre la actualidad de la época para terminar  representando sketches en tono humorístico y burlesco.

A partir de mediados del siglo XIX se plantó la primera Falla propiamente dicha en las calles de Valencia y son de entonces los primeros comentarios en prensa sobre estos peculiares monumentos. A finales de dicho siglo se pretendió oprimir las fiestas paganas, lo que resultó en un movimiento en defensa de las tradiciones típicas y en la entrega de los premios a los mejores monumentos falleros, provocando así la competición entre los vecinos y el origen de la falla artística.

A %d blogueros les gusta esto: